sábado, 17 de abril de 2010

SER GALANTE, EN OCASIONES, PUEDE SER UN GRAVÍSIMO PROBLEMA