martes, 18 de noviembre de 2008

LAS VOCES GRIEGAS LLEGAN HASTA VALLADOLID


Para tod@s aquell@s compañer@s que tenéis la deferencia de leer mis breves notas quiero dejar aquí para vuestra lectura y reflexión parte del "post" de una estupenda profesora y al mismo tiempo gran impulsora del uso de las nuevas tecnologías en el aula, Ana Ovando, a la cual agradezco desde aquí sus reflexiones y las amables referencias que hace sobre mi trabajo.

Si lo leéis con atención podréis conocer también otros materiales y enlaces a páginas web igualmente interesantes.




Cada vez que hemos hablado de Chiron hacemos una reflexión similar que no quiero olvidar: ¿de qué nos sirve tener ese material que hemos preparado en un cajón? ¿nos hace más listos? ¿más guapos? ¿más importantes? ¿más trabajadores? ¿nos da más alegrías? ¿vamos a ganar mucho dinero con él?

Los que están compartiendo libremente sus materiales en Chiron saben que están facilitando el trabajo a otros muchos, que quizá van a facilitarles a su vez la tarea cualquier otro día. La recompensa es el reconocimiento al trabajo bien hecho, la admiración por esa cantidad de genio que se reparte entre los profesores de clásicas, esas ganas de transmitir conocimientos que se adivinan en el cariño al elaborar esos materiales. Es emplear los esfuerzos de una manera más productiva ¿O es que podemos ser especialistas en todo y estar en todas partes? Ni que fuéramos Hermes.

Un ejemplo. Imagino que no hay materia que haya variado su examen de selectividad con tanta frecuencia como el Griego de la Comunidad Valenciana. En los últimos años hemos cambiado de textos y autores cada curso: Esopo, Jenofonte, Lisias. Un desastre para preparar decentemente a nuestros alumnos si no hubiera sido por esos maravillosos compañeros que han compartido lo que van elaborando para sus clases. De este modo, la cantidad de recursos que se han generado es impresionante: las reflexiones imprescindibles de Virginia, las presentaciones del grupo Thalassa (más conocidos como Mertxu y Mario), los resúmenes de Mario, el vocabulario y propuestas de trabajo de Charo, Amparo y Mª José, las traducciones de Carlos Viloria ... y lo más reciente: el material para los discursos de este año realizado por Pascual de Pablo y Juan González que se encuentra en WiChiron. Son materiales que se han compartido sin más afán que el de ayudar a otros compañeros y enriquecer el trabajo de todos. ¿No son admirables?

Todo este rollo es para agradecer a algunos compañeros lo último que han compartido libremente y que me ha interesado particularmente por su calidad e interés. Como el taller sobre monedas griegas y romanas de Fernando Lillo; la información sobre la representación musical en los vasos atenienses del siglo VI; o la presentación de Xavi Villaplana sobre el colorido de los dioses griegos que será lo primero que veamos el lunes en la clase de Referentes, ahora que estamos con las esculturas.

Creo que ese es el camino, nada de pasarnos el material entre unos pocos y que se quede en lugares cerrados: ¡que circule, que circule el conocimiento! El conocimiento ha de llegar a todos para multiplicarse y Chiron ha demostrado ser un buen foro para que se difunda con rapidez.

Desde aquí, muchas gracias a esos compañeros que hacen que Chiron sea cada vez mejor.


1 comentario:

Ana dijo...

Gracias a ti, Carlos, por compartir tan generosamente todo ese material. Como señalo en el artículo, personas como tú son las que merecen mi admiración y las que hacen que Chiron tenga sentido. Es el poder que dan las redes, que el trabajo cobra mucho más valor, especialmente si es de gran calidad como el que tú compartes.
Saludos desde el Mediterráneo.